un pecho más firme!!!

Seguro que estás de acuerdo con que los senos son uno de los símbolos por excelencia de la belleza femenina. Y, además, sabes de sobra que mantenerlos bonitos y en forma no es sencillo, ¿verdad? La principal causa es que los senos están compuestos de tejido glandular y graso, situados sobre el músculo pectoral, y sostenidos tan sólo por la piel, razón por la que tienden fácilmente a caer, y sufren de forma especial por el paso de los años, los cambios bruscos de peso o alteraciones de su volumen, como las que se producen en el embarazo.

El ejercicio, por sí mismo, poco puede hacer por modificar la forma del seno en sí, dado que la musculatura pectoral se encuentra debajo del mismo, pero no hay duda de que  fortalecerla ayuda a tonificarla.
Así, la combinación de media hora de ejercicio aeróbico tres veces por semana con un programa de pesas y fortalecimiento de la musculatura se traduce en una mejora de la piel, pero, sobre todo, en una mejor postura y alineación de la columna, con los hombros más rectos, los brazos más firmes y torneados y una espalda más derecha.

Ojo con…
Las mujeres con poco pecho deben tener cuidado en no excederse con el ejercicio aeróbico ya que, si se quema mucha grasa, se puede llegar a consumir el tejido, e incluso perder media talla. Hay que tener en cuenta que los ejercicios de alto impacto, como el step, pueden resultar hasta perjudiciales si no se usa un buen sujetador deportivo que evite que el movimiento repercuta en los senos. A la hora de hacer pesas o trabajar con máquinas, se deben hacer series muy cortas de diez repeticiones como máximo.

Si no tienes mucho tiempo…
En el caso de que no tengas mucho tiempo o ganas de ir al gimnasio, pueden serte de utilidad estos sencillos y eficaces ejercicios. Sólo hace falta un requisito: ser constante y dedicarles cinco minutos diarios.

  • Junta las manos a la altura del pecho, con los codos formando un ángulo recto con el tronco. Aprieta palma contra palma con presiones cortas e intermitentes, haciendo tres series de diez repeticiones.
  • Con una pesa de un kilo en cada mano, o incluso con una lata de conserva de este peso, eleva los brazos formando un ángulo recto con el tronco. Para potenciar la forma del hombro, debes girar un poco la mano, como si estuvieras vertiendo un vaso de agua, procurando que los codos estén siempre elevados. Haz dos series de diez repeticiones.
  • Pon los brazos en cruz. Dobla los codos en ángulo recto, manteniendo los codos a la altura de los hombros. Lleva los codos hacia dentro, hasta que se encuentren a la altura de la cabeza, procurando que los codos estén siempre en línea con los hombros. Abrir y cerrar los brazos sin perder la postura, haciendo tres series de diez repeticiones.
Anuncios

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: