Stormy Daniels, la estrella porno contra el candidato putero

l_a957664fdf25eb1aec007f3cbb8eeec6

Los votantes de Luisiana (Estados Unidos) deberán elegir entre una actriz porno o un representante de la etapa de Bush y la doble moral. El actual senador, proclamado defensor de la familia, la abstinencia sexual y la fidelidad, ha confesado su afición por las meretrices.

Empecé a desnudarme en público para ganarme algún dinerillo extra para mis vicios. Cuando cumplí 18 años, me operé las tetas y decidí dedicarme al estriptis de un modo más profesional. Hacer porno surgió de forma natural”. Así comenzó la meteórica carrera de Tormentosa (Stormy) Daniels, una de las actrices más reputadas de la industria pornográ_ ca. Más de cien películas como actriz, guionista, directora o productora dan cuenta de ello. Una estrella X que se convertirá en senadora por el estado de Luisiana (Estados Unidos) en 2010 si vence en las urnas al actual senador David Vitter, un dirigente defensor de la familia y la contención sexual, en entredicho tras verse involucrado en un caso de prostitución.

Respetado republicano, casado, padre de tres hijos; contrario al aborto, al matrimonio homosexual, al programa de legalización de inmigrantes y a los juegos de azar; defensor del derecho a las armas… Vitter representaba al perfecto conservador estadounidense hasta que se hizo público que su nombre y teléfono aparecían en la agenda de Deborah Jeany Palfrey, más conocida como D.C. Madam, la madama de Washington.

Un escándalo aún mayor para los estadounidenses, porque el senador Vitter siempre se había presentado como un ferviente defensor de la abstinencia sexual “hasta el matrimonio” como único método para evitar riesgos de enfermedades y embarazos no deseados entre los jóvenes, y solía añadir: “Ser fiel es la mejor opción para la salud y la felicidad después de casarse”.

En un primer momento, Vitter negó las acusaciones de putero, aunque al final sucumbió al poder de las pruebas y lo admitió todo en una multitudinaria rueda de prensa en la que, de la mano de su esposa, Wendy, pidió perdón a su familia y al pueblo. Una patética escena a la que algunos políticos norteamericanos ya nos tienen acostumbrados.

Pero Vitter, lejos de dimitir, anunció su intención de presentarse a la reelección en 2010. Entonces, un grupo de vecinos de Nueva Orleans (donde también quedó demostrado que el joven senador había contratado los servicios de la prostituta Wendy Cortes, que trabajaba para otra conocida madama), comenzaron una campaña de apoyo para que la actriz porno Stormy Daniels se convirtiera en su rival en las urnas. Una humillación pura y dura, y también un castigo a la doble moral del senador. El lema de su proyecto era claro: “Una tormenta va a barrer Luisiana de políticos corruptos de una vez por todas”. Al ver los miles de mensajes de apoyo, Stormy Daniels anunció a principios de año que comenzaba su carrera política hacia el Senado.

“Mi idea no era convertirme en candidata, sino atraer la respuesta de los electores, y la respuesta ha sido tremendamente positiva, así que todos nos estamos dejando llevar. Siempre estoy dispuesta para una buena lucha, cualquiera que me conoce lo sabe”, asegura la política en ciernes, que podría convertirse en la Cicciolina americana, con una diferencia obvia al ver las fotografías que ilustran este reportaje: 105-66-91 son las medidas de la americana protagonista de títulos míticos como Sexo húmedo goteando, Dos amigos de mamá o Bendice a sus pequeños agujeros.

¿Con qué programa político se presenta una mujer hasta ahora conocida por sus escenas lésbicas? Todo parece indicar que la postura de Stormy estaría más cerca del Partido Demócrata, aunque advierte de que sus puntos fuertes serán el apoyo a la integración de la mujer en el mundo de los negocios, la protección de la infancia y la crisis económica. En un tono mucho más frívolo, el borrador de su programa incluye defender la propiedad intelectual en la industria pornográfica.

Los votantes estadounidenses ya están acostumbrados a que algunas de sus más admiradas actrices porno den un giro a sus carreras y se metan a políticas: Mary Carey fue candidata a gobernadora de California en 2003, y la filipina Mimi Miyagi hizo lo propio en Nevada en 2006. Porno y política, dos mundos aparentemente opuestos, aunque para Stormy Daniels, flamante –y ardiente– candidata a senadora por Luisiana, tienen algo en común: “La política puede ser un trabajo mucho más sucio que el que tengo ahora”. Tras el huracán Katrina, llega a Nueva Orleans Tormentosa Daniels.

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: