Consejos alimenticios que ayudan a vencer la celulitis

mujer-celulitis[1]

Nos cuentan los expertos que cuando el organismo está en fase de reposo, éste no quema los azúcares como energía sino que los transforma directamente en grasas y que, de esta manera, lo que se absorbe se almacena directamente en los llamados ‘adipocitos’ (cuya función es la de almacenar esas grasas que el organismo utilizará cuando necesite energía). El problema llega cuando dichos adipocitos ‘se inflan’, produciéndose una modificación de la estructura del tejido de la piel, dando lugar a la conocida como ‘piel de naranja’. Un ‘efecto’ que, no nos engañemos, no resulta nada fácil de combatir pero para cuya reducción sí contamos con ciertos ‘aliados’: los tratamientos estéticos más punteros, el ejercicio y la aplicación de cremas (ambos, sólo efectivos cuando se producen de manera constante) y, por supuesto, unas pautas de alimentación correctas.

Hoy nos vamos a centrar en este último apartado relacionado con la nutrición, proponiéndote algunos consejos para seguir un régimen alimenticio equilibrado que no favorezca la acumulación de grasa. Recomendaciones que nos llegan de la mano de Biotherm y el Doctor Philippe Blanchemaison, especialista en medicina vascular, flebólogo, profesor en la facultad de medicina de la universidad Paris V, y autor de libros como el titulado ‘Vencer la celulitis’:

HAY QUE LIMITAR:
-los platos precocinados, ricos en aditivos alimentarios.
-el pan blanco, los cereales refinados y las patatas.
-los azúcares industriales presentes en los pasteles y en los refrescos.
-los productos que contienen grasas saturadas: mantequilla, queso, productos cárnicos como salchichas, hamburguesas…, leche y yogures enteros, tartas y masas, manteca, grasas para pastelería, aceite de coco y aceite de palma…

HAY QUE DAR PREFERENCIA A:
-la vitamina P que se halla en los frutos rojos, como las grosellas rojas y negras o las frambuesas.
-la vitamina E, un antioxidante que se encuentra en las almendras frescas, las nueces, las pepitas de uva, el aguacate o los huevos.
-los omega 3 (presentes, por ejemplo, en pescados como el salmón, la caballa, el arenque, la trucha…).
-las legumbres, como las lentejas, las habas o las judías.
-los minerales, como el selenio, el zinc y el silicio, potentes antioxidantes que actúan directamente en el colágeno.
-los productos frescos, frutas y verduras.
-el arroz, el pan o las pastas integrales.

Anuncios

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: